El mundo giró a nuestro alrededor sin historias que vivir.
Mil recuerdos se apagan.
Aún quedan las cenizas antes de arder en llamas.
¿Quienes somos?
¿A qué le tememos?
Hay un final para esta historia que nunca fue escrito.

Skylar Grey - Wear Me Out

sábado, 28 de diciembre de 2013

No me agrada el cambio

Aunque no queramos verlo, todo cambia. Por más que nos enceguecemos y cerremos nuestra mente, el cambio está ahí, intacto, en constante interacción con uno mismo. Amigos que creías que siempre estarían fielmente a tu lado de repente desaparecen y lo peor de todo es que te acostumbrás a ello.
A principios de año, la hermana de un amigo me había contado mientras viajábamos en el colectivo (ella estaba volviendo a su casa y yo yendo al colegio) que de un año para el otro todo su curso se había dividido, los grupos se distorsionaron para crear otros nuevos. Estaba segura de que eso no me pasaría a mi, a mi grupo de amigos, le aseguré de que nosotros íbamos a permanecer siempre igual. Pero, ahora que el año está por terminar, me agarra una melancolía al ver cuanto las cosas cambiaron.
En fin, con esto quiero decir que todo cambia y tal vez somos nosotros los que dejamos que pase ese cambio.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Otra pérdida


Soy fiel creyente de que una mirada vale mucho más que mil palabras, y su mirada me dejó suspirando. Es inútil, se que es inútil suspirar por alguien que ni siquiera conozco, pero esa persona es de las que creés que no vas a encontrar nunca.
El colectivo iba lleno y había una concentración de gente a delante que no me dejaba pasar. Como pude, me fui adentrando al centro y me detuve al lado de una nena que estaba con su papá. El señor que estaba detrás de mí, se abrió paso hasta la puerta y entonces fui a donde estaba él antes. Fue entonces cuando vi unos ojos y luego una boca que se arqueaba sutilmente como si fuera una sonrisa, y luego vi su rostro. Su cabello era negro, era de piel blanca, y llevaba un auriculares y un libro en la mano.
Con la mirada hacia la ventana, me decía a mi misma cuan linda era esa persona. Y desde que lo vi, supe que no lo volvería a ver otra vez. Que me pararía a su lado pero que eso sería lo último que hiciera, antes de pararme frustrada delante de la puerta para bajar en la próxima parada. 
Y eso fue lo que pasó. Me paré a su lado, lo más cerca que pude, y cada tanto giré mi cabeza a la derecha solo para fijarme en él. 
Cuando las canciones de mi celular se detenían, podía escuchar las de él: rock y puro rock. Así era su onda, muy rockera y canchera. De todas formas, no desentonaba que estuviera leyendo un libro. A fin de cuentas, a mí también me gusta leer. 
En el casi largo trayecto imaginé su voz, me imaginé a mí pidiéndole su número de teléfono, y me frustraba cada vez que una cuadra quedaba atrás. No quería llegar, sin duda no quería. Deseaba que él se bajara conmigo, pero si él se bajaba primero, estaba decidida a bajar detrás de suyo. Sin embargo, yo bajé primero. 
Ya en la esquina miré hacia atrás a ver si milagrosamente aparecía.
El colectivo pasó de largo, el muñequito del semáforo cambió a blanco, crucé a la otra calle, y en todo ese tiempo no hubo rastro de él. Tenía que aceptarlo, este era uno de esos flechazos pasajeros.  
Es triste saber que me pongo mal por alguien de quien me voy a olvidar mañana. Más triste aún, es dejar pasar los días, las oportunidades... más triste es dejar los esos momentos pasar, para enterrarlos después en el inconsciente. No voy a decir: "Espero verlo algún día", porque eso solo me haría verme más pésimo de lo que me veo a mi misma. 

lunes, 11 de noviembre de 2013

Más espaldas que miradas

Mi edad no saben
Ni quien soy, ni de donde vengo.
Más me crié en la pobreza y allí es donde pertenezco.
Lo ves en mis pies descalzos,
o en mis zapatos rotos.
He visto más espaldas que miradas.
Más basura que juguetes.
Soy parte de una gran parte que parece ser pequeña.
Soy la comida que desperdicias,
los juguetes que descuidas,
la ropa guardada al fondo del cajón.
Soy estos zapatos rotos que cada vez se desgastan más al tiempo que voy creciendo.
Me gustaría creer que hay una pequeña esperanza.
Que la lluvia caerá, me bañará y me saciará.
Que no pasaré hambre, que la sed ningún problema será.
Mi edad no saben, más ella no importa.
Ni quien soy, ni de donde vengo.
Más en la pobreza nací, en la pobreza me quedo.
Pero vos que te criaste en una habitación con una cama donde dormir,
vos que tenés zapatos nuevos,
en la pobreza de corazón vivís
porque la mirada me has esquivado
y la espalda mil veces me has has dado.





jueves, 7 de noviembre de 2013

El raro deseo de ser taxista

Hoy con guada subimos a un taxi muy diferente a todos. Estaba lleno de stickers y poemas que, según la nota de un diario que llevaba pegada en el asiento del conductor, eran escritos por él. Durante el viaje pude leer la nota completa: entre otras cosas, decía que de chico jugaba a ser taxista y que es lo que siempre quiso hacer, que era feliz haciéndolo. Lástima que el viaje fue corto, porque me habría gustado conversar con él, preguntarle el por qué de ese deseo de ser taxista. Algo loco porque no es lo que comúnmente alguien aspira a ser, y, de mi parte, me provoca inspiración ver como una persona ama su trabajo. Admiro que no le importara cuanto su papá le insistiera que tenía que estudiar. Él fue y lo hizo.
Una vez más, puedo decir que no importará el dinero que cobres mientras estés haciendo (o intentando hacer) eso que tanto te apasiona. Espero encontrar más gente así.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Tocando el cielo



A diario suelo verlo desde lejos.
Oculta entre un grupo de personas. 
Suelo imaginar como sería su voz.
La imagino bien masculina pero juvenil a la vez.
Se que con solo una mirada de él, dejaría de ser invisible.
Tan solo si sus ojos se fijaran en los míos... 
De solo pensar que ese día podría llegar, una sonrisa inmensa se asoma por mi cara.
Tiendo a mantenerme siempre sobre la misma línea aburrida e insignificante.
Soy una gota cayendo junto a muchas más.
Una pieza insignificante del rompe cabezas.
Esa pieza pérdida incapaz de ser encontrada. 
Cuanto me encantaría ser amada.
Saber como se siente el amor. 
Suspirar teniéndolo a mi lado antes que suspirar viéndolo desde lejos. 
Pero eso jamás pasará
si aún me siento la mejor amiga de alguien en vez de ser la protagonista de mi vida.
Tal vez un día él me vea y se fije detenidamente en mí. 
Tal vez un día él se acerque hablarme y me pregunte porque no me había visto antes.
Se que ese día será el más feliz de mi vida.
Ese día seré la protagonista de mi historia.
Pero ese día pasará una vez que deje de soñar.
Una vez que despegue mi cabeza del cielo. 
Porque las nubes no son un buen lugar para descansar. 




miércoles, 30 de octubre de 2013

"Los chicos no lloran"

Hoy voy a hablar de una película que hace años que quería ver y que no sabía como se llamaba ni quienes eran las actrices. La encontré buscando en google películas "basadas en echos reales" y entonces, entre otras, salió esta. La película terminó entre traumándome y deseando querer ver más de ella.
Trata acerca del amor, la valentía y la aceptación; protagonizada por Brandon Tina (su verdadero nombre en realidad era Tina), una chica hermafrodita que, por medio de un grupo de amigos, conoce a Lana, a quien al principio le hace creer que es un chico y comienza a salir con ella sin que la misma sospechara de quien era en verdad. Cuando Brandon es encerrado en la cárcel, se ve obligada a decirle a Lana quien era verdaderamente, y esta, en vez de rechazarla, la acepta tal y como es. No le importaba si era un chico o una chica, ella la amaba.
Esta película me dejó perpleja, confundida. Me vi atraída por esa chica, pero no sabía si de "Brandon" o de "Tina". Hasta me vi envuelta en este problema de no saber si hablar de ella como un chico o una chica...
En fin, la recomiendo mucho. Sin duda no es tiempo desperdiciado verla, te da tiempo para tomar conciencia de como se sienten estas personas, los hermafroditas, como se sienten ajenos de su cuerpo y buscan verse como alguien de su sexo opuesto y hasta se ven atraídos a los de su mismo género. La verdad, hermosa película.

lunes, 28 de octubre de 2013

El río

Estuve buscando la cabaña de mis tíos durante media hora. Sabía que no debía adentrarme tanto al bosque. Estaba tan sola. Lo único que se escuchaba eran mis pies pisando las hojas secas de los árboles. Seguí caminando otros cinco minutos más. siempre tratando de encontrar señal en el celular. A veces solo había una línea y otras, nada.
No muy lejos escuché el sonido del agua. Estaba segura de que era un río. Corrí hasta él con la esperanza de encontrar a alguien, pero disminuí la velocidad al ver lo contrario. Frustrada, me senté a la orilla.
Tomé una piedra y la lancé. El sol me daba justo de frente, pero pude notar una silueta acercándose al otro lado del río. Cubrí mis ojos del sol con una mano, tratando de poder visualizar mejor la figura.
Era un chico. De cabello rubio y piel pálida. Cuando me vio, dio la vuelta para volver al bosque como si se hubiera asustado. Creo que tenía que haber sido yo la que se asustara.
- Esperá-le pedí.- ¡Esperá!-Me paré y volví a pedirle al ver que no se detenía.
El chico se dio vuelta.
- Estoy perdida. No se donde estoy-le confesé.
- ¿Estás drogada?-Su pregunta me sorprendió. ¿Acaso la gente no se pierde estando lúcida?
- No.-Le contesté-.
- ¿Donde vivís?
Fruncí el ceño.
- Vine a la cabaña de mis tíos por el fin de semana. Fausto, es el nombre de mi tío, Fausto Ziliotto.
- No lo conozco-dijo y amagó con que iba a darme la espalda de nuevo pero volvió a mirarme:- No vivo muy lejos de acá. Decime el número de teléfono y los llamo.
- ¡Gracias!-le sonreí, y empecé a dictarle el número. Me detuve cuando vi que no lo estaba anotando en ningún lado:- ¿No lo vas a anotar?
- Voy a tratar de acordarmelo.
Le dicté el número dos veces, ya cuando iba a dictarlo la tercera vez se fue sin dejar que terminara. Mis tíos llegaron unos cuantos minutos después. Sin embargo, el chico nunca volvió.


jueves, 17 de octubre de 2013

Tan solo un instante...

Hoy la vi otra vez. Ya va el tercer día que la veo. Estuve justo detrás de ella esperando al colectivo. Pensé en preguntarle si estaba esperando el 133 aún sabiendo que ella se tomaba el 85. Sin embargo, esperé un buen rato para preguntarle. En una ocasión se dio vuelta, no se que es lo que se fijó, y volvió a mirar al frente. "Esa podría haber sido mi oportunidad", pensé, y como una estúpida la dejé pasar.
Ya iban como veinte minutos y ninguno de los dos colectivos había pasado. Supuse que no faltaría mucho para que uno de los dos se asomara por la esquina, así que me guardé los nervios y las dudas, me aclaré la garganta y le dije:  
 - Disculpa-se dio vuelta-, ¿estás esperando el 133?
Ella sonrió amigablemente y negó con la cabeza (como suponía que iba a hacer).
 - No, no. El 85. Hace como media hora que lo estoy esperando.
Su voz me sorprendió. No me la imaginaba ni muy grave ni muy finita, pero resultó ser un poco más grave de los esperado. "No estaba nada mal", pensé.
  - Sí. Yo también estuve esperando al 133. El único que pasa a cada rato es el 113...
  - Y ya ni siquiera para porque los únicos que estamos esperando somos los de estos colectivos-miró a la inmensa fila que seguía detrás de nosotras y yo la imité. Se puso a mi lado y me preguntó:- ¿Vos siempre venís a esta parada?
  - Sí. Desde hace dos años más o menos. ¿Por qué?
  - Ah. Por nada, me pareció que te había visto antes. Tu cara me suena familiar...-dijo achinando los ojos.
En ese momento había pensado en que ojalá no resulte ser una prima lejana o algo por el estilo. Definitivamente no quería ser un familiar.
Solté una risita tonta (que odié) y le pregunté:
  - ¿Vos hace rato venís? La primera vez que te vi fue el lunes.-Y ahora estábamos en miércoles, pero en realidad la había visto el viernes pasado también.
  - No, no. Me mudé la semana pasada.
  - ¿Si? ¿Por acá cerca?
  - Te diría la dirección pero tengo miedo de que luego me secuestres...-dijo, y reímos.
  - Quedate tranquila-solté-. Eso no va a pasar.-Y le sonreí. Ella hizo lo mismo.
  - Creo que ese es tu colectivo-lo señaló. Mierda. Sí era. ¿No podía tardarse un poco más?
Me acerqué más al cordón de la vereda y alcé la mano. Luego volví a donde estaba.
  - Bueno-dije-, nos vemos...
  - Santana-sonrió-.
  - Nos vemos, Santana.
  - Nos vemos...
Subí al colectivo. No me frustré al ver que estaba completamente lleno ya que estaba emocionada.
Su imagen cada vez se hacía más pequeña al tiempo que el colectivo se alejaba y entonces pensé: "ojalá nunca me alejaran de ella."







lunes, 14 de octubre de 2013

Me agarro de la cabeza mientras pienso. Cualquiera que estuviera viéndome pensaría que me estoy volviendo loca. Y puede ser. Tal vez sea eso lo que me está pasando.
Ni siquiera se cual es la realidad. No se si lo que ven mis ojos es solo algo que mi mente le hace creer ver. Estoy perdida, des-encontrada. No con un lugar, conmigo, con aquella chica que veo al espejo.
Hay partes de ella que son genuinas. Pero cuanto desea mostrar quien es... al menos por un día.
Un día entero siendo yo misma.
Tal vez me agrade jugar a ser yo. Mi verdadero yo. Decir todo lo que quiero, hacer lo que se me viene en gana, porque con cada cosa que me retengo hacer es un día más que dejo pasar.
Amo sin amar, deseo pero no tanto. Quiero a mi príncipe como a mi Rapunzel. Ser despreocupada como Peter Pan y soñadora como Wendy.
Ese "quiero ser" se ve tan lejano. Me pregunto si alguna vez voy a dejar de pensar. Poner mi mente en Off y actuar al ritmo de mi corazón. Escuchar solo a mi voz interior, y si hasta esta no concuerda conmigo entonces no la escucharé tampoco.
Me imagino cerrando los ojos y sonreír luego de abrirlos. Y entonces miró a esa oportunidad, a esa persona, a ese lugar, a cualquier cosa que sea. Solo yo dejándome llevar.
"Mamá, papá, voy a estar bien. Me dejaré ser quien soy."



sábado, 5 de octubre de 2013


Me aferré a ella tan rápido como crecen las flores en la primera. Me aferré a su piel de porcelana, a su voz, a su canto. Me aferré a sus labios, a su manera de besar. Me aferré a toda ella y a todo lo que pude tener. Me aferré a su cabello dorado, a sus "te quiero", a sus "te odio". Me aferré al nosotros, me aferré al mañana junto a ella. Me aferré a toda discusión sin sentido, a todo llanto, a todo pedido. Me aferré a su aroma, a las horas que se tomaba en arreglarse. Me aferré a sus gustos. Me aferré a que no se iba a trabajar sin antes desayunar por más tarde que se le hiciera. Me aferré a sus preguntas, a sus respuestas, a sus histeriqueos, a su orgullo, a su cambio constante de humor, a su cuerpo junto al mío, a sus canciones favoritas, a su debilidad por el chocolate, a sus labios que siempre llevaba pintados, a sus ojos azul cielo, a su obsesión por comprarse un libro aunque no halla ni siquiera iniciado el anterior, a que amara más a Pompón (nuestra gata) que a mí, a su deseo por aprender a tocar el violín, a las peleas por causa de mi madre, a las peleas nuevamente por defenderla, a más peleas otra vez por dejar de defenderla a mi madre solo y cuando ella me lo pedía. Me aferré también a que odiara su segundo nombre y que no entendiera porqué yo lo amaba, me aferré a sus suspiros, a sus temores, a sus sueños y esperanzas, a su amor por la música, a su delicada mano deslizándose por mi cara, a su constante pérdida de aritos y a su dulce voz cuando me dice que me ama; pero sobre todo me aferré al amor eterno que nos juramos, a lo espléndido que le quedaba el vestido blanco y al velo cubriendo su bella cara. Me aferré a ese momento, el mejor momento de mi vida junto al día en que Pompón falleció (no mentira, estoy bromeando, Pompón no falleció... todavía.). Me aferré a todo lo que ella es, al amor que me supo brindar, al amor que yo le concedo a ella, a la esperanza de que esto que siento sea la vida misma. Me aferré al "te amo", "te amo", "te amo". Me aferré al pasado, al presente y al futuro con ella. Me aferré a que el mundo solo tenga sentido si está a mi lado.

viernes, 4 de octubre de 2013

martes, 24 de septiembre de 2013

Siempre me detengo y nunca avanzo... Ya es hora de que presione el acelerador. 


lunes, 23 de septiembre de 2013

Como quisiera tener a mis hermanos para que me den un abrazo bien fuerte!
I feel so sad...

domingo, 22 de septiembre de 2013

Esperando a que las flores vuelvan a crecer

Caímos tan profundo hasta el punto en que ninguno se reconocía.
Reímos, lloramos y luego cada uno se levantó por su cuenta.
Solía decir que todo fue en error.
Cuan equivocada estaba entonces
Porque el verdadero error fue haberte dejado ir.
Juré que no volvería a caer
Pero mira como estoy ahora.
Rogando en silencio, llorando sin lágrimas
Esperando a que las flores vuelvan a crecer.

Cierro los ojos y allí estás
Parado al otro lado de la calle.
Ninguno sabe si avanzar.
Y entre tantas preguntas el semáforo cambió a verde.
Y nos quedamos con nuestras versiones de la realidad.
Solía decir que todo fue una confusión
Pero las cosas estaban tan claras.
Solo tenía que decirlas.
Juré que no volvería a caer
Pero mira como estoy ahora.
Rogando en silencio, llorando sin lágrimas
Esperando a que las flores vuelvan a crecer.

Todo lo que quiero es empezar de cero.
Demostrarte que lo que sentí por vos no fue una mentira.
Se sintió tan real como pareció ser.
Solo que me dejé dominar por el temor.
Todo lo que quiero es mirarte directo a los ojos.
Y estar así durante un largo rato.
Porque estoy cansada de verte desde lejos.
No pienses que nunca te quise.
Al fin de cuentas eres la canción que siempre cantaré.

Solía decir que todo fue en error.
Cuan equivocada estaba entonces
Porque el verdadero error fue haberte dejado ir.
Juré que no volvería a caer
Pero mira como estoy ahora.
Rogando en silencio, llorando sin lágrimas
Esperando a que las flores vuelvan a crecer.



Veo a la vida pasar delante de mis ojos tan rápido como si diera miles de vueltas dentro de un carrusel y no hiciera nada para detenerlo. Me retuerce la cabeza pensar en la cantidad de días, meces, incluso años, que aguanté sin decirte eso que tanto te quiero confesar. Me detengo al insistir en que tal vez no salga como lo espero, en que moriría si te fallara una vez más. Durante todo este tiempo preferí reservarme todo lo que llevo dentro con tal de que así fueras feliz. Paso la mayor parte del tiempo tranquila, pero cuando te vuelvo a ver es como si de repente no existiera una razón por la cual no tuviera que hablarte o quedarme mirándote como una estúpida. Cuando te veo se perfectamente que lo que sentí por vos permanecerá intacto en mi corazón.
Trato de encontrar en otras personas eso que tus ojos solían reflejarme, pero en ninguno de ellos estás vos. Ninguno me hace sentir esas "mariposas en la pansa" tal como que ninguno me hace querer abrazarlo y no soltarlo nunca.
Quisiera saber si ella te hace sentir esas cosas. Si ella te hace reír... Si estás enamorado. Puede que sirva un poco saberlo (para tener una mejor razón para permanecer en silencio quizás).
La verdad es que me siento perdida. No importa cuanto trate de decorar mi vida, tu ausencia siempre se notará. Hoy somos amigos... Pero no quiero ser una amiga. Quiero poder besarte la cantidad de veces que quiera, darte esos besos que por ser tan estúpida no te pude dar.
"Porque soñé que su amor se aferraba al mío, porque en algún momento los sueños se cumplen."



jueves, 19 de septiembre de 2013

Labios vírgenes


Ella estaba acostumbrada a no dejar que las emociones interfieran en su vida.
Con su corazón cerrado no hubo quien pudiera robarle un beso.
Todo lo que ella podía ver era que todo hombre mal le iba a hacer.
Ninguno de ellos le mostraba aquella seguridad que esperaba encontrar.
Si mirabas a través de sus ojos te llevaban a un túnel sin salida.
Al igual que sus lágrimas quedaron atrapadas en él.
Una joven que poco sufría, porque poco amaba.
No podría entregarse a los brazos de un hombre ni aunque este le prometiera que no la dejaría caer.
Pero un día llega una persona nueva.
Alguien que aparentaba ser igual que los otros, con la diferencia de que sería el único que ablandaría el corazón de esta mujer.
Al principio, dura aparentaba ser. Impermeable ante toda sonrisa.
Pero, aunque se esforzara por contenerse, los sentimientos comenzaron a salir a la superficie dejándose ver con cada gesto que daba.
No entendía porque su corazón latía tan rápido, aunque sabía que lo hacía cuando a él veía.
Sin más preámbulos, un beso él le da.
Sus mejillas ruborizadas quedan, pues sus labios habían sido besados por primera vez.
No supo que decir. En realidad, no hacía falta que dijera nada.
El amor había golpeado a su puerta, todo lo que quedaba por hacer era dejarlo entrar.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

No todas las personas son quien dicen ser. No todas las personas son quien creen ser. No a todas las mujeres les gustan las mismas cosas. 

sábado, 14 de septiembre de 2013

Mentiras y verdades.

Mentiras y verdades que no nos llevan a ninguna parte.
Fantasías, realidades, nadie sabe en que creer.
La desconfianza predomina
Mira hacia atrás antes de dar vuelta a la esquina. 
Ten cuidado de tu propia sombra que ella a tu lado siempre camina. 
Cuida tus pensamientos 
a veces ellos te traicionan. 
Incluso tu corazón y tu mente
mantienen una pelea latente. 
Esta es la realidad.
La verdad de todas la verdades
Está comprobado a ciencia cierta que en el mundo existen lo males. 
No hay en quien se pueda confiar.
A quien darle la mano.
Si cualquiera podría dejarte caer
No hace falta que lo veas para creer.
Así es en cualquier lado
Que no te asuste si te engaña un hermano.
Un día puedo ser tu mas grande amiga
y al otro una desconocida.
Esta es la realidad.
La verdad de todas las verdades.
Está comprobado a ciencia cierta que en el mundo existen los males.



domingo, 8 de septiembre de 2013

Solo a la deriva, esperando aquello que nunca va a llegar. 
La noche está fría, no hay nadie en la calle con quien platicar. 
Las luces de los autos que se ven a lo lejos me dan esperanzas de que sea ella, 
pero lo autos nunca se detienen, siguen de largo. 
Mi única compañía es el foco de luz que está por encima de mí. 
Me senté bajo esta para que ella pudiera verme. 
Pero no hay rastro de su blanca piel ni de sus rizos dorados. 
Tampoco se escuchan sus tacones golpeando el piso. 
La lamparita comenzó a titilar. Levanté la vista al cielo y volví a mirar hacia el frente. 
La esperé una hora más, incluso la esperé cuando la luz me abandonó. 
La esperé, porque sabía que ella no podía defraudarme. 
La conocía lo suficiente como para saber que no me dejaría solo. 
Me aferré a la oscuridad por mucho tiempo, hasta que la conocí a ella. 
La mujer que le dio un sentido a mi vida, algo por lo cual levantarse en las mañanas. 
Por eso no puedo dejarla, no puedo volver a la oscuridad. 
Dios, es tan hermosa.
Es como un ángel. 
No puedo estar ni un minuto sin mirarla, ni siquiera puedo parpadear. 
Ella me sostiene. 
Ella... ella supo amar a esta basura. 
Todavía no se que es lo que vio en mí. 
Solo soy un hombre que sabe manejar una moto. 
Ella nunca apareció y la luz no volvió a prenderse, 
claras señales de que la oscuridad había vuelto a mi vida. 


sábado, 7 de septiembre de 2013

Hay una verdad que siempre existirá. Está ese alguien de allá arriba que te dominará de por vida. No hablo de Dios, ni otro santo, hablo de aquel político, de aquel que se le da de "jefe". Y es que somos libres hasta que ellos deciden lo contrario. Te hacen creer que tenés derecho a opinar diferente en el momento de las elecciones. Como dijo un sabio: "Ellos te agarran de las pelotas y vos dejás que lo hagan."
¿Es aburrido tu trabajo? A nadie le importa. Mientras produzcas el capital necesario todos estarán felices. Y mientras nuestros papás trabajan duro para traer la comida a nuestras casas, para que no nos falte nada. Deberíamos agradecerles todos los días por sacrificarse por nosotros. Por pasar horas encerrados entre cuatro paredes vacías. Muchas veces me pregunto de que sirve. ¿De que sirve todo eso? ¿De que sirve tener ropa de marca o un celular nuevo? Me niego a caer ante lo superficial, me arriesgo a ver lo que está más allá de todo lo que podemos ver.
No fui a votar este año. Algunos me preguntaron por qué, otros dijeron que no me importaba, y un primo me dijo que para la próxima votación me llevaría. La votación era a elección, si quería ir podía hacerlo y, si no, podía quedarme en casa. Elegí no votar, fue mi decisión y no me arrepiento. Pueden decirme ignorante, y díganlo. Yo decidí ser libre de elegir, y no verme presionada por lo que el resto pudo haber dicho.
Mi preocupación ahora es sentir que el mundo nos está consumiendo y que no hacemos nada para evitarlo.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Millones de chicas actúan como vos, yo prefiero actuar como la mejor versión de mi misma. 

martes, 30 de julio de 2013

I dont know what is happening with me. 
I dont know what is happening with me. 
I dont know what is happening with me.

sábado, 27 de julio de 2013

No puedo... Tal vez pueda...

Si querer es poder, entonces no puedo. Si poder es querer, entonces no quiero.
Créeme que aunque muera por verte una vez más, o siquiera una última vez, no puedo hacerlo. No puedo mentir, no puedo fingir, no puedo. Que soy chica, que no se lo que quiero, que estoy confundida, por eso no puedo. Créeme que quiero, enserio quiero verte. O besarte o abrazarte. Es absurdo pensar en ello, jamás pasará, no al menos hasta que pueda...
No te olvides de mí, que yo no lo haré. Reservame ese beso para cuando pueda recibirlo. Lo quiero... lo quiero.
Aguanta solo un poco. Cuando mi seguridad crezca, cuando ya no dependa de nadie, cuando lo que diga o haga se vuelva problema mío, cuando yo decida lo que es bueno para mí y lo que no. Cuando pueda te diré lo que quiero decir, y me escucharás. Y si tan solo una gota llegara a caer de mis ojos la secarás, y me abrazarás, que yo te dejaré hacerlo.
Créeme que cuando pueda seré yo misma, dejaré que piensen, dejaré que hablen, pero nada me dañará, porque segura estaré, porque una niña dejaré de ser. Solo aguanta... a que pueda.
                                        I'm obsessed

domingo, 14 de julio de 2013

Todos juntos por Cory! Que descanses en paz angelito! ♥ I will always love you!

viernes, 12 de julio de 2013

Dividida

Dividida en preguntas sin respuestas.
Dividida entre avanzar o retroceder.
Dividida en dos amores de un solo corazón.
¿A donde se ha ido la chica que solo pensaba en ti?
¿A donde se ha ido el amor que solo a ti te pertenecía?
El ayer que solía ser perfecto se ha convertido en un presente, hasta en un futuro incierto.
Aquello que solía amar de ti es lo que me cuesta apreciar ahora.
El deseo de besar tus labios, esa tentación de tenerte cerca mio, se ha esfumado con cada suspiro,
con cada minuto que le dedico a este nuevo amor.
Ni siquiera puedo escribir su nombre como tampoco puedo verte a los ojos sin verlo a él.
Hay un océano que nos separa y una luna que nos une, que siempre nos unió.
Son las estrellas las infinitas posibilidades de que mi amor vuelva a pertenecerte, a existir por ti y solo para ti.
Ese amor será tuyo, no mío.
Tú lo abrazarás, lo protegerás, pero mi alma se habrá ido con cada beso, con cada caricia, con cada "te quiero".
Dividida estoy.
Dividida entre el deseo y la pasión.
Dividida entre mi futuro contigo y mi futuro sin ti.
Dividida estoy, dividido está mi amor.

viernes, 5 de julio de 2013

Si me miraras bien...


Labios de color rojo quemando tus instintos, liberando cada retención haciéndote creer que no hay pecado que pecar, ni lamento que lamentar. Tan poderosa como la manzana que a Blanca Nieves adormeció. Tan irresistible como los labios que el príncipe por fin besó, librándose de toda angustia, adueñándose del corazón de su dama.
Mis sueños oscuros son, más a ellos no les temo. Mis secretos están arañando las paredes, las están debilitando. Pronto el caparazón que las encierra se romperá, al igual que mi corazón tan solo por un momento se detendrá; y solo entonces podré respirar, cuando los secretos sean liberados.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

Ser una chica fuerte es poder manejar tu propia basura - Demi Lovato.

domingo, 30 de junio de 2013

Un simple gesto basta

Nunca voy a olvidar esa sonrisa. Ese pequeño brillo en las pupilas de tus ojos. El cielo estaba oscureciendo tornándose de un color celeste opaco y ya comenzaba a sentirse una ligera brisa primaveral. Yo me encontraba merodeando por el club, tranquila, cuando te vi caminando frente a mí. Estabas jugando con una pelota llevándola contigo con cada paso que dabas. Me miraste, y la pateaste a mi dirección. Supuse que no esperabas que la atajara por la forma en la que me sonreíste. Era de esperar, de todos modos, que no me vieras como una chica futbolera. Te devolví la sonrisa y te ofrecí unos de mis bocaditos de helado que rechazaste, no de manera desinteresada, sino que con amabilidad; y los dos seguimos nuestro camino sin volvernos a ver desde entonces. No es que me gustaras o me halla fijado en vos ese día, pero si hay algo que voy a recordar cuando te piense, es esa dulce sonrisa. :)

lunes, 27 de mayo de 2013


Por más que le dediques tiempo a otra, por más que estemos separados, por más que nuestra vida juntos no sea eterna, por más que pienses que no te amo, por más que ella diga que te ama, por más que la beses, por más que yo trate de no pensarte, por más que seamos amigos, por más que la vida nos separe, por más que nuestros labios no se hallan tocado, por más que peleemos, nunca... ¡Nunca me abandones!

domingo, 26 de mayo de 2013


Respiro una vez más y recupero lo queda de mí. Ya no más sentir el corazón en la boca, ya no más querer que la noche acabe. Ya no más desear ver la luz del sol. Respiro una vez más y recupero mi dignidad.
Te escribí una carta; la más difícil de todas y la decisión más importante que tomé. Te dejé mis verdaderas palabras, mi mayor deseo y un te quiero.
A esto se lo puede llamar El Final. El fin de lo malo para darle vida a lo bueno.
Encontré respiro en una carta, en una simple hoja de papel.

martes, 21 de mayo de 2013


Yo creo en el destino. Creo en tu sonrisa y creo en tu mirada. 

lunes, 13 de mayo de 2013

SAFE HAVEN: Una película, una elección de vida.


Una joven (Katie) llega a una pequeña localidad donde muchos prefieren hacer una parada de media hora, con la intención de comenzar su vida desde cero, de encontrar la felicidad que había perdido. Pero además de encontrarla, conoce a Alex, un viudo con dos hijos pequeños de quienes Katie pronto se encariña. Aunque al principio le cuesta confiar en Alex, decide escuchar a su nueva vecina, quien le dice que en Southport era normal que la gente hiciera algo por uno sin esperar nada a cambio. Poco a poco se desprende de esa barrera que le impedía volver a confiar en un hombre, entregándose a ese sentimiento tan fuerte llamado Amor. Pero cuando por fin comienza a creer que todo estaba resultando bien, se ve obligada a enfrentar al peor de sus temores. Solo con el apoyo de Alex y su propia voluntad podrá combatir ese mal y ser libre de una vez.

Hay mujeres que no tendrían que enamorarse de ciertos hombres. Hay hombres que no merecen ser amados por una mujer. Una mujer no merece ser maltratada, pero el hombre le hace creer que es lo que se merece. Hay mujeres fuertes que logran salir de esa relación enfermiza a la que una vez se llamó Amor, y hay H-O-M-B-R-E-S que aman, respetan y valoran a la mujer. Hombres de los que hay que enamorarse.

martes, 7 de mayo de 2013

¿Confiar o desconfiar?


Parece que todos en algún momento te decepcionan. Personas a las que le entregás tu confianza abrazándote a la idea o ilusión de que no te defraudarán, de que estarán a tu lado en toda ocasión y que pensás, o pensabas, que tendrán el mismo trato que tenés con ellos. Pero las ideas que tenemos sobre quien es o deja de ser una persona son solo eso: ideas, ilusiones. Creemos saber quienes son los que nos rodean, creemos conocerlos como a nosotros mismos, ¿pero si en algún punto de nuestra vida descubrimos algo nuevo en nosotros, por qué es tal el dolor que se siente al reconocer que no todos son lo que dicen o parecen ser? No hay quien no cometa un error, y está en cada uno saber perdonar o pedir perdón. O incluso reconocer cuando nos equivocamos.
Me di cuenta de que la amistad es como un noviazgo. Para mantenerla se necesitan a las dos partes dando todo de si. Sin una de esas dos partes la amistad (o el noviazgo) no sería nada, solo algo que siempre estuvo destinado al fracaso, a la mentira.


sábado, 4 de mayo de 2013


Ella es un poco reservada, un poco tímida. Una chica que está prácticamente con su cabeza en las nubes. ¡Literal! Suele detenerse a mirar el cielo, las diferentes tonalidades de colores que se forman en el. Por lo que la pueden creer despistada, y la verdad es que no se equivocan.
Sueña con encontrar al chico "perfecto" sabiendo que la perfección no existe. Aún así, no pierde las esperanzas. Entonces escribe sobre el verdadero amor, corazones rotos, esperanzas y sueños. Con la ilusión de que sean vistos.
Tiende a alejarse de los chicos que gustan de ella aunque le puedan llegar a parecer lindos, lo hace y se enoja por eso. Y cuando se siente atraída por alguien, rápidamente le busca un defecto al cual odiar. No para odiarlo a él, sino para saber si el chico le gusta enserio.
Está enamorada de unos ojos, una sonrisa, una mirada y un nombre. De lo que aquella persona implica en su vida, pero admitirlo sería un error, ya que pronto lo odiaría.
Es difícil lidiar con ella misma, pero no te será difícil que te preste atención. Ella va a estar cuando quieras plantearle algo que te moleste, confesarle un secreto o simplemente para hablar. Aunque si no te conoce lo suficiente tiende a ser de pocas palabras. Solo te sonreirá y fingirá que verdaderamente le caes bien. Pero le caerás bien una vez que ella se entregue a las palabras. Le teme a la infelicidad, al sueño sin cumplir, a los fracasos, al "falso amor", a la "falsa amistad", a olvidar quien es, que quiere o que sueña, a desilusionar a las personas que quiere demasiado, a perderse a si misma, a la infelicidad, al sueño sin cumplir y a los fracasos. Odia las quejas, las injusticias, las mentiras, las falsas intenciones, las desilusiones, la VIOLENCIA DE GENERO, la inseguridad, la maldad, las adicciones, su inestabilidad, su miedo a ser rechazada, su inseguridad, su bajo tono de voz, sus piernas, sus brazos, sus GRANITOS, sus manos, el no poder saber cuando algo está bien y cuando no, y odia desconfiar de todos. Ama a su familia, a sus amigos, a sus ídolos, escribir, leer, cantar, escuchar música e imaginar que está en un concierto, soñar despierta pensando en películas que podría hacer, su honestidad, su voluntad, su fortaleza, aunque no parezca: su silencio, sus ojos, su estilo propio, el no dejarse influenciar por las personas, su comprensión, y cree que alguna cosa más también debe amar.
Más que nada en el mundo desea ser feliz. No le va a importar el dinero si tiene la oportunidad de sentirse bien con algo que le guste hacer. Mientras que pueda vivir de lo que ama, el dinero no importa. 

jueves, 2 de mayo de 2013


Me sentí segura entre sus brazos, y sentí al tiempo detenerse en ese momento perfecto. Su pecho se movía lenta y suavemente con cada respiración. Me acurruqué más contra él hasta sentir a su corazón latir cuando apollé mi cabeza en su pecho. Me dio un beso en la mejilla y giré todo mi cuerpo para estar frente a él, y lo besé. Luego volví a ponerme de espaldas y él volvió a abrazarme. Cerré los ojos. Nuevamente sentí su respiración, los latidos cautelosos de su corazón y el roce de su mano al acariciar mi brazo de arriba abajo. Así se sentía el amor: potente, infinito, sincero y vivo.
Recordé ese momento el resto de mi vida como una viva imagen.

martes, 23 de abril de 2013

I love you now. I will love you forever.

Sonríeme, ámame y bésame una vez más. Haz que mis sueños parezcan absurdos al tenerte a mi lado, y ayúdame a creer en ellos. Enséñame a perdonarte cuando me hallas fallado tal como te ayudaré a perdonarme por mis defectos. Demuéstrame que me quieres, pero sobre todo demuéstrame que me amas. Arrepiéntete de estar a mi lado y arrepiéntete una vez más cuando pienses eso. Confía en mí así como yo confío en ti, y desconfía también. Quédate cuando te pida que te marches, ríete cuando te diga que te odio, abrázame cuando tenga frío y bésame cuando diga que te amo. Haz de mi vida una tormenta pero por sobre todo un cielo. Quiéreme así como yo te quiero. Y en el momento en que digas basta, dímelo pero no lo ocultes de mí, porque en cuanto te quedes deseando irte harás que pensemos que todo lo anterior jamás valió la pena o pudo significar algo. Jamás me prometas que estaremos juntos por siempre porque el futuro es algo que no podemos descifrar, solo promete que me serás fiel mientras me ames, y que cuando no lo seas, prométeme que me lo harás saber por más que me duela.
Sonríeme, ámame y bésame una vez más. Porque el tiempo es corto, las agujas del reloj pasan rápido y en cuanto menos lo piensas estarás sentado sobre tu cama preguntándote como habría reaccionado yo si me hubieras besado, que habría contestado si me hubieras dicho eso que tanto quisiste decirme. Así que olvida el orgullo para cuando lo necesites de verdad, así como yo lo olvidaré. Te sonreiré, te besaré y te amaré. Aunque ya te amo ahora. 

sábado, 20 de abril de 2013

History: Un imposible casi posible


Miró hacia la ventana. No estaba lloviendo, ni tampoco el vidrio estaba empañado, eran sus ojos los que estaban cubiertos por lágrimas. Si la vista no le fallaba, estaba segura de que el gato que acababa de pasar sobre el techo de la casa de enfrente era el de su vecina Estefania. Dicen que las mascotas se parecen a sus dueños, y esta se parecía mucho a su dueña. Estefania era algo reservada, no tímida, sino que actuaba como si no le importara conocerte, y, al igual que su gato, nunca estaba en su casa. Eran raras las veces en las que las dos chicas se cruzaban, pero en todas ellas Estefania nunca se tomó la molestia en saludarla. Por lo que Julia tampoco se molestó en hacerlo. Aunque no le gustaban los gatos, tenía la necesidad de que Mufin (así se llamaba el gato de Estefania) se acercara a su ventana. Se imaginó a ella misma en la misma posición en la que estaba ahora (sentada con las piernas contra su pecho y sus manos abrazándolas) con Mufin en su regazo para poder acariciarlo. Aunque lo que realmente quería era que alguien la abrazara. No importaba quien, solo lo deseaba. Así mismo que también tenía el desesperante deseo de que nadie entrara a su cuarto y la viera en ese deplorable estado. Asi que se quedó con la primera opción: que Mufin apareciera en su ventana. Pero el maldito gato (como lo acababa de insultar) desapareció entre los otros techos de las otras casas. Y se sintió aún más sola. La única componía fiel que tenía eran sus lágrimas, las cuales este año se hicieron notar. Años atrás Julia no sabía que podía llorar tanto. Creía que hacer eso era un pérdida de tiempo. Pero este año encontró en ello una salida. La primera vez que lloró en el año fue en Enero, cuando discutió con su papá, misma razón por la que lloró la tercera vez, que fue el día de Pascuas. Ambos estaban en el auto rumbo a la casa de unos parientes con su hermano menor de siete años de edad (nueve años menor que Julia). Apenas su padre estacionó el auto frente a la casa de su familia, discutieron, y Julia bajó tratando de contener el llanto pero no pudo, y cuando su tío salió a abrirles la puerta, la joven comenzó a caminar hacia otro lado. No dijo ni una palabra y nadie le pidió que se detuviera, solo siguió caminando sin siquiera saber bien que era lo que estaba haciendo. A mitad de cuadra giró sobre si para ver si su padre y su hermano habían entrado a la casa, y al confirmarlo se echó a correr hasta llegar a un parque y encontrar un lugar donde nadie pudiera verla. Lloró, lloró y volvió a llorar. No podía detenerse y tampoco quería hacerlo. Escuchó unas voces femeninas detrás de ella y volteó a asegurarse de que no le estuvieran prestando atención (aunque quería que alguna la escuchara para poder contarles lo sucedido y así poder insultar a su padre. Pero nadie la escuchó ni la vio, o fingieron no hacerlo). Era pascuas, un día de celebración en familia, ¿quien querría arruinar su día prestándole atención a una adolescente con problemas? Una vez que dejó de llorar, del bolsillo de su pantalón sacó su celular y se fijó si el maquillaje se le había corrido. Pensó en volver a la casa de sus tíos pero sentía que pronto volvería a llorar, además de que no tenía ganas de verlos. Decidió seguir caminando, y, para pasar el rato, con su celular comenzó a tomar fotos del parque. Un chico que andaba en bicicleta venía frente a ella. Se miraron por un segundo pero de inmediato Julia apartó la vista cuando él le sonrió. Pensó en correr tras el chico y decirle algo como esto: "Hey, se supone que es un día de fiesta ¿no?, que hay que estar feliz y en familia. Pero yo no estoy con mi familia, ni tampoco estoy feliz. ¿No te gustaría estar conmigo un rato?" A lo que pensó que él le respondería que sí, caminaría con ella, y luego de besarla durante un largo rato, retomaría su camino. Pero después de voltear a verlo siguió caminando con la esperanza de volvérselo a cruzar. Aunque eso nunca pasó. Cuando había bajado del auto, además de tener el celular en sus manos, también tenía sus auriculares, asi que se los puso y subió la música a todo volumen. Recibió un mensaje de su papá pidiéndole que volviera, a lo que ella le contestó que lo haría, pero pasaron unos cuantos minutos y, esta vez, su padre decidió llamarla. Julia esperó unos segundos, se aclaró la garganta y pulsó la tecla "contestar". Una vez más su padre volvió a pedirle que regresara, y, de nuevo, Julia le dio la respuesta que él quería escuchar, pero que no sería realizada durante otro largo rato hasta que tuvo que regresar porque su celular se estaba quedando sin batería, y aunque le agradaba la rebeldía de no obedecer a su padre, sabía que si algo malo le pasaba tenía que tener su celular activado. Asi que volvió solamente para cargar el celular con la intención de luego volver a desaparecer. El resto fue que su padre la trató como si nunca hubieran discutido y sus tíos le hicieron una broma preguntándole si había tardado en llegar el colectivo.
Y la cuarta vez en la que lloraba era esta. La cual, supuso, no sería la última. ¿Por qué estaba llorando? Era algo confuso. Ella sabía el por que, pero no entendía la razón. Como cualquier chica había alguien que le gustaba. O incluso era más que gustar. Almenos así era como lo sentía. Podrían estar juntos de no ser por el pequeño gran detalle de que "él" tiene novia y... Ella también. No estaría llorando si no tendría ningún lazo que lo uniera a él. Pero, lamentablemente, lo que los unía era la amistad. La misma que no quería perder porque, de lo contrario, lo perdería a él. Claro está que su amor por Santiago (su novio) no es verdadero. Sí, le parece lindo. Hasta en algún momento se vio atraída por él, pero hiciera lo hiciera, apareciera quien apareciera, no podía dejar de pensar en su "amigo", y sentirse fatal al pensar que nunca podría ser quien quiere ser cuando está con él, ser "su" chica. Es  inevitable para ella sentirse totalmente fuera de otro mundo cuando está con él. Si pudiera controlar sus sentimientos, pensó, todo sería más fácil. No sufriría, no lloraría, ni lo amaría en secreto. Definitivamente no existiría el dolor en ella si pudiera controlarlos. Se preguntó para que existía tal mal. Y, seguido a ello, se preguntó por qué existía el amor. ¿Por qué una persona no podía encontrar con facilidad a su "media  naranja"? ¿Por qué tenía que sufrir primero, pasar por tantos chicos que solo serían pasajeros? Julia deseaba que lo que sentía por Fabian no fuera en vano, y podía decir con certeza que si tuviera una chance, almenos una posibilidad para cumplir lo que anhelaba, se la jugaría por él. Le confesaría su amor sin importar las consecuencias. Lo haría, porque no querría preguntarse luego: <¿Y si sentía lo mismo por mí?> Sin embargo, sabía que para empezar una nueva historia debía terminar con otra. Lo que implicaba dejar a Sebastián. Ese sería el primer paso para alcanzar su felicidad. Para tener la posibilidad de ser amada por el chico a quien amaba en secreto.
Y el segundo paso sería confesarle a Fabián, sin más imprevistos, lo que sentía por él. Se llevó las manos a los ojos, secó las lágrimas, que ya eran pocas, y respiró hondo. Dio un brinco y se puso de pie, y cuando iba a salir de su cuarto escucho el ronroneo de un gato. Precisamente el ronroneo de Mufin que ahora estaba sobre la ventana de la habitación de la joven. Julia sonrió y decidió sentarse nuevamente junto al gato de su vecina. <Si vos viniste a mi ventana-dijo a Mufin-, entonces puede que tenga una posibilidad con Fabián-sonrió-. ¿Que te parece?-le preguntó y, no sabía si a modo de respuesta, Mufin le levantó la mano con el hocico para que volviera a acariciarla-. Espero que sí-dijo de manera esperanzada y luego repitió:- Eso espero.>>

viernes, 19 de abril de 2013

Sálvame

Preguntas sin respuestas
Excusas para el amor.
Silencios que hablan de ti. 
Palabras que te aclaman. 
Dios sabe cuantas veces desee retroceder en el tiempo.
Si él fuera tu amigo podría contarte la pena que llevo dentro. 
Hasta incluso convencerte de que el perdón es la cura del alma.
Pero como no se de su existencia
lo anterior puede parecer una incoherencia. 

Futuros inciertos 
Pasados eternos. 
Quien sabe a donde nos llevarán. 
Tal vez nuestros caminos se crucen en algún tiempo.
Así como nuestras miradas se cruzan a diario. 
Escribir de ti es fácil 
No tanto como ocultar estas palabras.

Olvidar es difícil cuando no quieres hacerlo.
Y mirar hacia adelante es arriesgado
cuando tu alma permanece en el ayer. 

Preguntas inciertas.
Excusas del pasado. 
Silencios que hablan de ti. 
Quien sabe a donde nos llevarán. 
Guíame hasta ti. 
Guíame a la salvación.



miércoles, 17 de abril de 2013

Deberías dejarme ser libre.


Le soy débil a tus besos, los siento un arma mortal. Es un maldito veneno que llega entre tus afectos. No hay lluvia sin una buena tormenta y sin una buena lluvia no beberé en este desierto.
Puedo ser inmortal, fuerte aunque caiga. La luz después de un día de oscuridad. Puedo construir mi propio puente a la felicidad porque te soy inmortal. Porque te soy inmortal. 
Un beso seco con un gusto a licor. Una caricia, un abrazo y una flor. Son signos de paz que no dejan la tranquilidad. Es tu presencia la que daña mi ser, pero esta mujer será siempre fuerte. Y no volverás a dañarme otra vez. No seré yo la que sufra esta vez. No hay nada de malo en mí, y no dejaré que me hagas algo malo a mí. Deberías dejarme ser. Deberías dejarme ser libre. 

miércoles, 10 de abril de 2013

History: Solo mírame II



Cada paso que dí parecieron eternos. Estoy tan lejos de él pero lo siento tan cerca. Puedo sentir su respiración detrás de mí, puedo ver sus ojos aclamando que los míos lo miren y puedo escuchar la peor de las cosas provenir de su boca: su silencio. Ese silencio que puede escucharse. Ese silencio que te cierra las entrañas. ¿Por qué no me llama? ¿Por qué no me pide que me detenga? ¿Todo lo que tuvimos no importó? ¿Lo que sentí, lo que sentimos? Me deja ir como si nunca hubiera existido un "nosotros". Como si hubiera vivido en una burbuja que al pincharse todo lo que había en ella acabó por desintegrarse.
Pero si él me amaba. Lo se. O es lo que creí. ¿Y por qué estoy yéndome si yo también lo amo?
Mierda.
<<¡Por favor vení, por favor vení, por favor vení!>> Dije para mis adentros con los ojos cerrados y mis manos como puños. Como si fuera a golpear a alguien. Pero la realidad me golpeó cuando al mirar para atrás no se vio rastro de él. Es que soy yo la que tiene que volver. Soy yo la que se aleja. Pero... No. No puedo. No tengo el valor suficiente para ir y arriesgarme. Porque en cuanto de el Sí todo será distinto. Lo se. Y el que piense que se trata de un cuento de hadas es un idiota. Tenés que soñar demasiado si pensás que dos personas van a estar juntas para toda la vida.
<<No. Soy mejor estando sola.>>, pensé, y volví a andar por la calle totalmente decidida. Pero cuando quise sacarme la campera vi el anillo en mi mano.
Me detuve. No pude dejar de verlo. Fue entonces cuando como una exhalación ya estaba corriendo hacia su casa. Quiero un "nosotros", porque sin él no soy nada, porque...
Un auto se detuvo frente a mí y salió Bruno. Se veía tan inquieto como yo. Como si los dos hubiéramos corrido una maratón.
   -Bruno, yo...
   -Puedo esperar. Puedo esperar por vos.-Me tomó de las manos-. Se que te es difícil...
   -Bruno-puse mis manos en su cara-, dejame hablar.-Respiré hondo-. No quería esto. No quería siquiera una relación, pero pasó y de repente me vi envuelta en un mundo desconocido que conocía bastante bien. No puedo saber lo que pasará con nosotros, pero si hay algo que se es que...-sacudí la cabeza. Las palabras no salían de mi boca. ¿Por qué no salían?-. Estaba decidida en dejar todo atrás-continué-, y vi el anillo en mi mano. Nos vi a nosotros, te vi a vos. Y acá estoy, actuando como si no fuera yo. Actuando como actúa una mujer que está locamente enamorada.
   -Sabía que no podrías aguantar ni dos segundos sin mí.-sonrió-. Tampoco se si vamos a estar una vida juntos, pero lo que si se es que quiero hacerlo. Quiero casarme con vos porque te amo, y que todos los dioses me castiguen cuando no sea así-gritó como si alguien en el cielo lo escuchara-. Te amo, mas allá de tus errores, de tu pasado, más allá de todo lo que te puedas imaginar.
   -¿Por qué no me pediste que me detenga?-le di un empujón y luego lo atraje hacia mi y lo besé-. Quiero arriesgarme a pasar el resto de mi vida con vos... Sí quiero.

viernes, 29 de marzo de 2013

History: Solo mírame


¿Como es que llegamos a este punto? ¿Como es que estás dejándome? No es fácil para mi verte alejarte.  Verte volver cada vez más diminuta. Tenés que saber que sos la única a la que siempre amaré. Por quien este corazón siempre palpitará. Pero es injusto verte partir con todo lo que alguna vez vivimos. Un día me verás volver para recuperar lo que dejé ir. Para hacerte saber que eres la única que puede hacerme actuar de esta forma.
Como deseo que te detengas. Que puedas ver hasta donde hemos llegado, que te hallas sentido sola al caminar. Y que me necesites ahora, como yo te necesito. 
Todo parece un sueño. Un sueño que yo soñé. No puede ser que te vallas sin siquiera voltear a ver que estoy observándote, deseando que me mires. Que sientas el amor que un día sentiste por mí. Solo mírame. Solo mírame...
¿Como es que llegamos a este punto? ¿Como es que estás dejándome? No es fácil para mi verte alejarte. Verte volver cada vez más diminuta. Tenés que saber que sos la única a la que siempre amaré. Por quien este corazón siempre palpitará. No importa que no me mires ahora. Tenemos el mismo destino. Aún no ha llegado el final. No diré que es el final, porque si una vez me miraste con esos ojos, volverás a hacerlo otra vez. Y me verás volver para reclamar lo que dejé ir. Pero como deseo que te detengas. Como deseo besarte una vez más. 

miércoles, 27 de marzo de 2013

Kelly Clarkson - Dark Side

Conozco un lugar
No es agradable y muy pocas personas han estado allí
Si te lo enseño ahora
¿Te haría escapar

O te quedarías
Aunque doliera?
¿Incluso si intento empujarte hacia fuera
Volverías?
Para recordarme quién soy en realidad
Por favor, recuérdame quién soy en realidad

Todos tenemos un lado oscuro
¿Me amas?
¿Puedes amar el mío?
Nadie es una imagen perfecta
Pero lo merecemos
Sabes que lo merecemos
¿Me amarías
Incluso con mi lado oscuro?

Como un diamante
Sin pulir
Es difícil descubrir
En qué se puede convertir
Unos cuantos se dieron por vencidos
Así que no te des por vencido conmigo
Por favor, recuérdame quién soy en realidad

Todos tenemos un lado oscuro
¿Me amas?
¿Puedes amar el mío?
Nadie es una imagen perfecta
Pero lo merecemos
Sabes que lo merecemos
¿Me amarías
Incluso con mi lado oscuro?

No escapes
No escapes
Solo dime que te quedarás
Prométeme que te quedarás
No escapes
No escapes
Solo prométeme que te quedarás
Prométeme que te quedarás

Todos tenemos un lado oscuro
¿Me amas?
¿Puedes amar el mío?
Nadie es una imagen perfecta
Pero lo merecemos
Sabes que lo merecemos
¿Me amarías
Incluso con mi lado oscuro?

martes, 26 de marzo de 2013

Tiempo al tiempo.


Con el tiempo las heridas sanan, y el dolor se siente cada vez menos. Con el tiempo las pequeñas sonrisas reaparecen, y el dolor se siente cada vez menos. Con el tiempo las personas crecen, y el dolor se vuelve mas pequeño. Con el tiempo encontrás el amor, y el dolor parece desaparecer. Con el tiempo llega un momento en el cual te detenés y rebuscas en el pasado ese dolor que se sintió cada vez menos. Con el tiempo te das cuenta de que el tiempo pasa muy rápido. Tan rápido como crecen los niños. Y el dolor sigue permaneciendo intacto pero querés creer que no quema, que no duele como solía doler. Con el tiempo comprendés que el tiempo no sana un corazón roto, y el dolor se siente, vivo, en cada respiración, en cada recuerdo, en cada suspiro. El dolor te quema. Te daña. Y el tiempo es tan solo una medicina. Por más que la tomes, en algún momento el daño vuelve a aparecer.
Con el tiempo descubrís el amor en personas que no necesariamente te van a pedir matrimonio. Con el tiempo llega el amor, y el dolor se siente, pero cada vez menos.

lunes, 25 de marzo de 2013

- Pensé que te habías olvidado de mí.
- Yo pensé lo mismo. 

sábado, 23 de marzo de 2013

Harta de mentir, harta de fingir, harta de vos.

No sé que decir, hay tantas palabras dentro de mi cabeza que no sé por cual empezar. Podría comenzar con hacerte una pregunta o decirte lo que hace tiempo quiero decir. Lo que nunca pude asimilar.
Para cada ocasión soles tener una excusa. Y me cansé de ellas. No quiero mas mentiras, ni fingir creerte. Mentir diciéndote que todo está bien. O incluso fingir que yo estoy bien. Porque las cadenas que cargamos se están gastando al igual que tus mentiras. Y tus víctimas están resurgiendo para hundirte en lo más profundo de tu alma. Apartándote de la oscuridad en la que acostumbrás vivir.
No quiero mas secretos que ocultar. Ni palabras que callar. Porque el arrastre de tus pies al caminar es un claro ejemplo de la felicidad que dejaste escapar; del sueño, quizás, que no pudiste lograr; de dos almas que se fueron contigo.  






martes, 5 de marzo de 2013

History: Soñé que me amaba, y los sueños se cumplen.

Me quedó una triste melancolía, lágrimas en los ojos, un fuerte palpitar que me cierra las entrañas. Un beso eterno, una sonrisa sincera, un amor.
Lo veo frente a mí. Como si fuera yo la chica que está frente a él. Como si fuera yo la chica que le sonríe. Como si él estuviera enamorado de mí.
Cierro los ojos y me viene su imagen. Perfectamente él dedicándome un te quiero. Acariciándome, haciéndome suya. 
Es enfermizo, y me encanta. Sentir que su dolor se vuelve mi dolor. Sentir que estás enamorada y saber que ese amor no es correspondido. Cuando él la acaricia, cuando él la besa... Siento un puñal clavar mi pecho. Como si pinchara mi dedo con una aguja y cayera al suelo adormecida, y tuviera que permanecer sin despertar durante años porque el hombre al que amo jamás me corresponderá. Porque se que mi final no es feliz como el de La Bella Durmiente. Y cuando una parte de mi se quiebre solo me quedará dormir por el resto de mi vida. De mi insignificante vida. Porque no es nada si sus ojos no me ven como la ven a ella. Si no me acaricia como a ella. Si su Te quiero no significa lo mismo que un Te amo.
Soñé con un amor. Uno al que amar. Soñé que había una esperanza. Que me besaba. Que me acariciaba sintiendo el mismo temblor que siento yo cuando sonríe.
No me importa cuantos labios halla besado, no importa que la bese aún estando yo a su lado. Todo eso no importa por el simple y desesperante echo de que lo amo. Porque soñé que su amor se aferraba al mío, porque en algún momento los sueños se cumplen. 

jueves, 21 de febrero de 2013

History: Un beso bajo la lluvia

La besé. En realidad ella me besó. Sabía que quería besarme y dejé que lo hiciera. Estábamos paradas bajo el techo de una casa vieja esperando a que la lluvia parara y mientras veíamos las gotas caer con fuerza me confesó que nunca había besado a una chica bajo la lluvia. Caminó de espaldas a mi dejando que las gotas cayeran por su cara, extendió los brazos y volteó a verme. Me miró directo a los ojos y me dedicó la sonrisa más cálida y sincera que me hubiera dado jamás cuando admití que yo tampoco lo había echo. Di dos pasos hacia ella y temblé con la primer gota que tocó mi cuerpo y, antes de que dijera una palabra, me tomó de la mano y me llevó contra ella. Rodeó mi cintura con sus manos y fue ese el momento en que sentí que vendría el beso. Con una mano en su nuca, le acaricié su pelo corto y colorado con la otra cuando sus labios rosaron los míos. Juro por dios que no sentí la lluvia. Estaba pendiente del beso, sintiéndola a ella. El frío desapareció y el calor tomó las riendas. Cuando se detuvo volví a besarla. Deseaba sus labios. Ellos son como la puerta a un mundo nuevo. Uno en el que puedo ser yo misma, uno en el que puedo besarla.
Las veces que imaginé como sería besar a alguien bajo la lluvia fueron muy distintas a esta. Ahora se lo especial que es, porque me di cuenta de que si estás besando a alguien que querés de verdad el mundo desaparece, y la lluvia desapareció. Las miradas dieron vuelta a otro lado y el ruido de las calles se esfumó. No pensé en lo que veían los demás, no pensé en nada. Solo se que tomé el valor suficiente como para seguir mis sentimientos y crucé la cuerda floja que me impedía pasar hacia el otro lado.
Antes creía que estaba esperando al chico ideal... pero la estuve esperando a ella.

viernes, 8 de febrero de 2013

No se trata de ganar o perder, sino de subirse al ring y 
luchar por lo que uno quiere

miércoles, 6 de febrero de 2013


Todavía se sentía fatal por como lo trató. Y se sentía peor por haberse acordado del innombrable al estar con él. Y se sentía peor aún al reconocer que seguía perdidamente enamorada.
-         Se sincera con vos misma. No podés olvidarlo por más inútil que sea.- Se dijo, y dejó caer una lágrima, seguida por otras dos. Hasta llorar toda la noche y quedar profundamente dormida.
Tal como pensó Alan, era como una niña que necesitaba ser despierta de una pesadilla.

martes, 5 de febrero de 2013

El amor llega con intensidad y huye con corazones rotos.
Al amor lo podés sentir, pero no tocar. 
Lo podés cuidar, lo podés valorar. 
El amor llega en un abrir y cerrar de ojos cuando nuestra mente hace un click y comprende lo que está pasando en el corazón. 
El momento en el que sentís a este último acelerarse, sin que tu mente o tu cuerpo puedan hacer que este desacelere. 
Ese momento que sentís, que te das cuenta de que estás enamorada.